La alimentación es una parte importante de criar pollos – la alimentación constituye el mayor costo de producción y una buena nutrición se refleja en el rendimiento de las aves y sus productos. Este artículo aborda las raciones tradicionales, así como la mezcla de sus propias raciones, las dietas orgánicas y asuntos de interés especial para alimentar pollos en algunos de los modelos basados en pasturas.

Opciones de alimentación La forma más conveniente de alimentar pollos es con una ración balanceada peletizada, bien sea que las aves están confinadas en el interior o se les permite salir al aire libre. La mayoría de las raciones contienen maíz para brindar energía, harina de soja para proteínas, vitaminas y suplementos minerales. Las raciones comerciales a menudo contienen antibióticos y arsénico para promover la salud y mejorar el crecimiento, coccidiostatos para combatir la coccidiosis y algunas veces contienen inhibidores de moho. Sin embargo, es posible obtener alimentos balanceados sin medicamentos, fíjese en las etiquetas para ver si contienen aditivos. En la industria, el alimento se peletiza para que el ave pueda ingerir más alimento cada vez que come. Los pollos comen a pocos y realizan viajes frecuentes al comedero para alimentarse, esto requiere energía. El peletizado reduce la cantidad de energía necesaria para que el ave se alimente. Sin embargo, muchos productores de avicultura “natural” en base a pasturas, consideran que la carne es mejor cuando el ave hace más ejercicio. Si el ave está ingiriendo una dieta fibrosa, se le suministra una arenilla tal como es la cáscara de ostras para ayudar a moler el alimento grueso en la molleja. En aves industriales generalmente no se utiliza esta arenilla porque la dieta es baja en fibra. Las aves al aire libre ingieren también piedras pequeñas. A menudo se utilizan diferentes raciones, dependiendo de la fase de producción del ave. Las raciones de inicio son altas en proteína, un ingrediente costoso en la alimentación. Sin embargo, las raciones de crecimiento y acabado pueden ser bajas en proteínas ya que las aves mayores requieren menos cantidad de proteína. Una dieta de inicio tiene alrededor de 24% de proteína, una de crecimiento 20% de proteína y una de acabado 18% de proteína. Los alimentos para gallinas ponedoras generalmente tienen alrededor de 16% de proteína. Hay raciones especiales disponibles para pollos de engorde, pollitas, ponedoras y reproductores. También se puede abastecer granos enteros como para acondicionar. El acceso al agua limpia es importante. Los niveles de sólidos totales disueltos por encima de 3000 ppm en el agua pueden interferir con la salud y producción de las aves.

Raciones mezcladas en casa

Algunos productores deciden mezclar sus propias raciones para estar seguros de que se utilizan solo ingredientes “naturales”.

Los ingredientes de los alimentos para aves incluyen concentrados de energía tales como maíz, avena, trigo, cebada, sorgo y subproductos de molinos. Los concentrados de proteína incluyen harina de soja y otras harinas de semillas oleaginosas (maní, ajonjolí, cártamo, girasol, etc.), harina de semilla de algodón, fuentes de proteína animal (harina de carne y hueso, suero de leche deshidratado, harina de pescado, etc.), legumbres tipo grano como frijoles secos y guisantes forrajeros y alfalfa.

Uso de soja

Generalmente se muelen los granos para mejorar la digestibilidad. La soja necesita calentarse generalmente por extrusión o tostado antes de alimentarla, para desactivar un inhibidor de la proteína. La soja usualmente se alimenta en forma de harina de soja, no en forma “grasa entera” porque primero se extrae el valioso aceite. La soja entera, tostada es alta en grasa lo cual brinda energía a las aves.

El alimento para pollos generalmente contiene harina de soja que es un subproducto de la industria de semillas oleaginosas. En la industria, la soja se descascara y se corta en trozos delgados (láminas) para mejorar la acción del solvente (generalmente hexano) que se transmite a través de la soja para extraer el valioso aceite. Los aceites vegetales tal como el aceite de soja se utilizan para fines comestibles e industriales. La soja se tuesta entonces con un método de tratamiento térmico para desactivar un inhibidor, que de lo contrario puede interferir con la digestión de proteínas en el animal.

Sin embargo, también se pueden alimentar a los pollos con soja no extraída (con toda su grasa). Una ventaja de alimentar con soja no extraída es que todavía contiene el aceite que proporciona al ave grasa con alta energía. La soja no extraída necesita ser tratada con calor, tostada con calor seco y molida, rolada o laminada antes de mezclarla en una ración.

Otro método de tratamiento térmico es el extruído. La extrusión consiste en presionar los granos a través de agujeros de un dado en un expansor-extrusor, que crea fricciones que calientan los frijoles suficientemente (a veces también se aplica vapor). El resultado es un material polvoriento que no requiere molienda adicional. La soja tostada y extruida no debe almacenarse durante largos períodos de tiempo, especialmente en climas cálidos, porque el aceite se vuelve rancio.

Proteína, vitaminas y minerales Puesto que la proteína es generalmente uno de los ingredientes más caros de los alimentos balanceados, la industria emplea raciones objetivas y reduce la cantidad de proteína en la dieta a medida que las aves crecen (los pollos requieren menos proteína en medida que crecen.) Sin embargo, puede ser no rentable para los productores pequeños tener diferentes dietas como son inicio, crecimiento y acabado. La premezcla vitamínica se agrega generalmente, pero se puede reducir mediante el uso de fuentes ricas en vitaminas vegetales como la alfalfa. Otras plantas también proporcionan vitaminas en sus hojas, cáscaras y salvados. El aceite de pescado puede proporcionar vitaminas A y D. La levadura aporta algunas de las vitaminas B. La luz del sol es una buena fuente de vitamina D para los pollos al aire libre (convirtiendo un precursor en vitamina D). Las aves en campos de vacunos pueden obtener vitamina B12 rebuscando en el estiércol las larvas de insectos. Los granos que han brotado, aunque es un proceso de trabajo intenso, los utilizan algunos productores como vitaminas, cuando las aves no tienen acceso al campo libre. El brote del grano puede aumentar la cantidad de caroteno (precursor de la vitamina A) y se usa como fuente de forraje durante todo el año. Podría ser una ventaja para el certificado de producción orgánica de avicultura, para reducir la cantidad de vitaminas sintéticas requeridas en la dieta. Comer plantas puede proporcionar un color amarillo a la piel de los pollos cuando se benefician, y un fuerte color amarillo en las yemas de los huevos. Usualmente se agrega sal mineral a las raciones de aves, pero otras fuentes pueden proporcionar minerales. Los minerales, aunque no están presentes en altos niveles en las plantas, se encuentran en la harina de pescado y de kelp (alga marina). La harina de carne y hueso es una excelente fuente de minerales, especialmente calcio y fósforo, además de ser una fuente de buena proteína. Sin embargo, si un productor no desea utilizar harina de carne y hueso, entonces se puede usar como sustituto el fosfato dicálcico. El acceso a los pastos puede reducir las vitaminas y los minerales necesarios en la dieta ya que las aves obtienen vitaminas de las plantas, y las vitaminas y minerales de los insectos. Se adjunta un ejemplo de una dieta de solo granos.